El payaso triste

IMG_3057_Snapseed

Calle Montera, Madrid.

Desde pequeña me han dado miedo los payasos. Quizás “It”, de Stephen King, tiene mucho que ver en eso, pero creo que hay mucho más detrás, porque a lo largo de los años he comprobado que a mucha gente le pasa lo mismo. Los payasos dan miedo. Mucho.

Puede ser el tema de la ropa de colores, de las pelucas chillonas. Ese intento de ser infantil, extremadamente infantil, de atraer la atención de los críos. La pretendida felicidad e inocencia, la diversión inocente… Todo eso tapado con esa máscara que dibuja una gran sonrisa. Es siniestro. ¿Qué esconden ahí abajo? ¿Cuál es su verdadera cara? ¿Hay realmente (como yo siempre creo ver) una mirada oscura detrás, tapada con capas de maquillaje pastoso?

El de la foto me parece más real, y menos amenazador, que el típico payaso alegre. Un payaso triste. Cansado, tras todo el día en la calle intentando conseguir unas monedas, con su sonrisa pintada pero su gesto triste. Ahí, plantado en la cabina telefónica símbolo del consumismo, de la gula que lo devora todo. Incluso a los payasos.

Quizá, después de todo, no den tanto miedo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s